domingo, abril 11, 2010

Estoy leyendo a Julio Cortázar. Debo decir que he vuelto a amar la vida. No se muy bien como hace para hacerme escuchar y saborear lo que leo. Habla de jazz viejito y amigos reunidos en un día de lluvia y casi me siento sentada, melancólica junto a ellos. La rayuela que leo parece describir un futuro un presente d mi vida. Gente que deseo conocer y conversaciones en las que desearía intervenir. Pero me siento muy verde para probarlo, se que me falta poco para llevar con seguridad mis opiniones, mis acciones y decisiones para crear mi historia. Por ahora soy una soñadora que se queja mucho, se sorprende fácilmente, no tiene una "meta" en su vida y que llora todavía al escucharle a la mercedes S.